La tecnología también necesita prepararse en verano

Por Marisol de la Fuente, Gerente de Comunicaciones y PR Intel Cono Sur


Provisiones alimenticias, combustible para el automóvil, protector solar y un destino interesante.  Ese es el check list básico para salir de vacaciones, al que ahora se suman también los dispositivos tecnológicos. Cada vez es más común ver en plazas, parques, playas y montañas que la mayoría lleva consigo un dispositivo móvil conectado a Internet que sirve como cámara fotográfica, editor de video, mapa y por qué no, para mirar de vez en cuando los correos del trabajo.

Y así como debemos tomar ciertos recaudos para una jornada de vacaciones fuera de casa, también debemos poner a tono a nuestros compañeros de conectividad, para que no nos abandonen a mitad de camino. Para mantener la tecnología en buen estado es necesario tener en cuenta que los equipos como tablets y ultra-portátiles dependen de la batería.  Como ya se volvió costumbre el uso de móviles en los lugares abiertos, es recomendable recurrir a aquellos que poseen duración de batería de al menos 8 horas, para aprovechar las salidas y largas jornadas. Además, es aconsejable para optimizar la duración de nuestros equipos encendidos, el mantener apagadas las funciones y apps que no se estén utilizando. Esto permitirá un uso óptimo de batería y hará más rápido nuestro dispositivo.

Uno de los principales beneficios a la hora de usar una tablet u otro dispositivo móvil con un procesador de alto rendimiento, como por ejemplo, un Intel Core o Intel Atom, es tener las puertas abiertas a todo el mundo de aplicaciones desde cualquier lugar, ya sea de trabajo o entretención. Pero no sólo la performance es importante al momento de elegir, también es necesario que estos equipos cuenten con compatibilidad de software, buen diseño y peso ideal para cargarlos sin sufrir.

Otro de los cuidados que la tecnología requiere es estar muy atentos a la seguridad, siendo necesario configurar un plan para cuidar el equipo y su contenido  de acuerdo a cada locación. No es lo mismo conectarse de nuestro jardín o piscina, que de un café público en la playa con Wifi abierta. Hay que tener en cuenta que si estamos en una red pública, somos vulnerables al robo de datos y a su uso malversado. Lo mejor que se puede hacer es tener un buen sistema de protección o antivirus que contenga antirrobo incluido. Un buen ejemplo es el 2 en 1 Dell Venue 11 Pro, equipo que contiene el soporte de Intel Security. Otra manera de tener nuestro equipo seguro es contar también con un respaldo de nuestros archivos personales, pensando en que el equipo físico puede ser robado o sufrir un accidente. Lo recomendable es tener apps de respaldo automático de fotos e información en el equipo (que los almacenan en la nube) o contar con respaldos de la información como discos duros externos.

Hoy es importante mantenerse conectado; ya sea por trabajo, situaciones familiares o simplemente para entretenimiento en las vacaciones.  Estamos en un mundo en el que se tiene acceso de manera instantánea a todo tipo de contenido, las noticias se propagan en tiempo real   y es casi imposible no estar “en la nube”.  La tecnología es parte de nuestra vida, y por lo mismo debemos aprender a cuidarla y optimizarla en sus formatos físicos, de acuerdo a nuestras necesidades, para así obtener mejores beneficios.