Los avances en tecnología dan paso a la oficina movil

Por Vicente Millán, Gerente de Negocios Intel Chile

En la era digital es innegable el rol que juega la tecnología, sobre todo en los negocios. Un indicador de ello salta a primera en los espacios de trabajo. Éstos se han modificado y mejorado con los años gracias a los avances de la computación personal. Ya no importa la escala del negocio, puede ser un estudio en casa, una Pyme e incluso una gran empresa. Para todas el concepto de oficina ha tenido que evolucionar y el escritorio en su formato clásico ya casi desaparece.

La sala de reuniones se ha trasladado a espacios públicos, como verdaderos despachos móviles. Y ese desktop de gran tamaño se ha adaptado a las nuevas tendencias.

Es que del 88% de los chilenos que tiene al menos un notebook en sus casas, el 70% lo utiliza para trabajar, expandiendo la oficina a cualquier ámbito. La multiplicidad de dispositivos existentes en el mercado se adaptan a cada una de las exigencias del usuario/trabajador, que encuentra en los aparatos  “todo junto” en un solo equipo, lo que optimiza, tiempo, espacio y sobre todo costos. Por ejemplo hoy existen los ultrabooks 2 en 1, que son computadores livianos, con gran duración de batería y, lo mejor de todo, que se transforman en una tablet en par de segundos, con una potencia y un rendimiento de un notebook. O los clásicos desktop (que muchas oficinas aún tienen) han evolucionado a dispositivos All-in-one, que ocupan mucho menos espacios y sólo necesitan el cable que los conecta a la corriente, o los NUC (Next Unit Computing), catalogados como un mini PC de escritorio pero que cabe en la palma de una mano.

Dicho todo esto, es  inimaginable seguir considerando el concepto “oficina”, como un lugar estático. Todo está en constante movimiento y conectado. La mayoría de las empresas también lo está y para seguir avanzando deben optimizar la mayor cantidad de recursos posibles, desde los gastos, la productividad y el espacio. Aún así el 40 por ciento de las empresas, en nuestro país, aún cuentan con computadores de más de cuatro años, lo que en términos de costos es altísimo por temas de mantención de softwares y hardware o incluso traslados.

El mercado hoy ofrece amplias alternativas para equipar de la mejor manera “la oficina”, entendida ya como un dispositivo y no como un espacio físico, de modo que tenga todo lo necesario: gran espacio para guardar información, softwares que permitan procesar los datos, sistema de seguridad anti robo, aplicaciones de ocio y por sobre todo, que nunca “los deje botados”, que lo pueda llevar de un lugar a otro con facilidad y que cuenten con una autonomía en su batería considerable, y así evitar los tediosos cables que muchas veces no se tiene donde enchufar.

Más pronto que tarde el trabajo se realizará desde cualquier lugar, hacia allá apunta la tendencia de movilidad y en ese sentido sólo se tendrá que escoger el lugar más adecuado, si no nos gusta, entonces, tomamos nuestra oficina , “nos la echamos al bolsillo” y nos movemos a otro sitio.